sábado, 1 de marzo de 2014

ESCUELA REDENCION


LO QUE QUEDA DE LA ESCUELA REDENCION.

ESCUELA REDENCION

Las escuelas públicas en Cuba antes de la Revolución no gozaban de mucha fama, al menos eso decía mi familia, por eso me inscribieron en una escuela privada la que una pareja de hermanas procedentes de Cantabria atendían y daban clases desde el nivel preescolar hasta segundo grado. Lo cierto es que mi afición por las imágenes y la lectura hicieron que mi abuela me enseñara a leer y escribir algo, por lo que al llegar a dicha escuela ya yo leía y escribía bastante bien.
"
Disfrutaba muchísimo los libros para niños profusamente ilustrados y sobre todo los comics, llamados en Cuba muñequitos", de los que me volví un adicto. Al alcanzar el segundo grado, no se cuánto se pagaba por esa escuela pero supongo que no mucho porque mi hermano también concurrió a ella y no eran tiempos de bonanza económica precisamente, pero se podía pagar y la educación era magnífica, impartida por las mencionadas hermanas de descendencia española, nombrándose la escuela "Las Montañesas".

Venía la decisión de donde continuar mis estudios, pero no había problema, estaba la Escuela Redención de la Sociedad Económica de Amigos del País, creada por Real Cédula de fecha 15 de diciembre de 1792, el entonces rey de España, Carlos IV, concedió autorización para establecer en La Habana esta Sociedad, surgida al calor de otras similares ya existentes en España y en algunos países suramericanos. A partir de 1899 se la designó con el nombre de Sociedad Económica de Amigos del País de la Habana.

Las secciones permanentes con que contó la Sociedad en su inicio fueron las de Educación, Estudios Económicos, Estudios Sociales y Literatura, Historia y Bellas Artes. También creó las de Ciencia, Agricultura, Industria Popular y Hermosura del Pueblo y Comercio. En el orden cultural la Sociedad abrió en el mismo año de fundada la primera biblioteca pública del país y creó, en 1816, su Sección de Educación, a la que se le asignó primero la tarea de inspeccionar la enseñanza primaria y después la dirección total de la misma. Fundó el Jardín Botánico en mayo de 1817 y la Academia de Pintura, Dibujo y Escultura «San Alejandro» en enero de 1818.

Los objetivos que llevaron a un grupo de habaneros ilustres a solicitar la creación de esta sociedad pueden considerarse de índole económica, cultural y social, fundamentalmente. Dado el atraso existente en la Cuba colonial, los Amigos del País se preocuparon por tratar de solucionar los problemas que afectaban al desarrollo de la industria, la agricultura y el comercio. tenía entre sus entidades un grupo de Escuelas a las que se accedía casi igual que un reinado, por herencia, es decir que si alguno de sus padres estudió en estas escuelas, usted podía tener la posibilidad de estudiar en ellas, había escuelas de varones, como Redención y otras de hembras, suyo nombre no recuerdo, así como la fundación Villate, escuela de artes y oficios, contigua a Redención.


La Sociedad administraba los legados Zapata, Tolón, Hoyo y Junco, Benítez, Villate, Martínez y Millet, cuidando y dirigiendo los notables planteles de enseñanza que de aquéllos dependían Todas las escuelas estaban ubicadas en mansiones donadas por personajes ilustres, la mayor parte patriotas ya mencionados.


SOCIEDAD ECONOMICA DE AMIGOS DEL PAIS, EN LA ACTUALIDAD ACADEMIA CUBANA DE LA LENGUA.

La escuela era un majestuoso palacete que habia pertenecido a Don Gabriel Millet y Lara. Gabriel Millet, el benefactor de la Sociedad Económica de Amigos del País, era director del Banco Industrial Pecuario, contribuyó a la causa revolucionaria de 1868 con la publicación de folletos y periódicos políticos, por lo que fue perseguido y emigró a España en 1869 tras ser detenido. Sobresalió también por la ayuda que proporciono a emigrados, prisioneros y cubanos desterrados en Europa. No son muchas las plumas que se han detenido a estudiar la vida de Gabriel Millet y Lara, ilustre benefactor habanero del siglo XIX , a quien la ciudad, y en particular la enseñanza pública, le deben estar eternamente agradecidas. Su legado resulta hoy poco conocido y hasta ignorado por muchos.

Fueron varios sus aportes a la patria, así como las virtudes cívicas que adornaron su personalidad, pero entre estos hay dos que resaltan por su contenido filantrópico y elevados sentimientos nacionales. Dichas mandas patrióticas resultaron la fundación del premio Luz y Caballero , el 26 de diciembre de 1890, en honor al insigne pensador, pedagogo y filósofo, a quien Martí denominó “el padre, el silencioso fundador”, y el establecimiento de un colegio público en la barriada del Cerro.

El abandono prevaleciente en la enseñanza en Cuba, unido a las no pocas deficiencias del sistema educacional, son causas más que suficientes para medir el verdadero significado de su legado, más allá de otras consideraciones. Una verdadera radiografía de tan comprometida situación resultó el censo de población realizado en el año 1899, durante la primera intervención norteamericana en la Isla. De acuerdo con el padrón, la población total de Cuba, en octubre de 1899, rebasaba ligeramente el millón y medio de habitantes y de ella casi 700 mil no sabían leer.

Con la medalla de oro del premio Luz y Caballero se reconocía la fecunda trayectoria y los inestimables servicios prestados al magisterio por destacados pedagogos, y con la medalla de plata se estimulaba a los alumnos de brillante desempeño. A partir de 1892 comenzó su entrega y se mantuvo de manera ininterrumpida hasta mediados del siglo XX . Con él fueron reconocidos algunos de nuestros más brillantes maestros y planteles de enseñanza de todo el país.

El 5 de enero de 1905, después de algunas obras de adaptación para satisfacer las necesidades del plantel de enseñanza, inició su labor docente la escuela “Redención”, en la antigua casa señorial, con una matrícula aproximada de cien alumnos, sin distinción de razas, tal y como el abogado Millet había dispuesto en su testamentaria.
Por sus aulas, y la anexa Academia de Arte Villate, construida años después, pasaron varias generaciones de alumnos de la barriada del Cerro. En esta última, se formaron importantes intelectuales y artistas de la plástica cubana contemporánea, como el pintor René Portocarrero, los escultores José Ramón de Lázaro Bencomo (Delarra) y Juan José Sicre, el caricaturista, periodista y pintor Armando Maribona o el arquitecto Eugenio Batista por solo mencionar algunos y como veremos en detalle.
Para el sostenimiento de tan importantes disposiciones, Millet y Lara donó sus capitales censados, así como las rentas urbanas y rústicas que poseía en Cuba. Entre ellas figuraban, por solo mencionar algunas, 25 acciones en el ferrocarril de Cárdenas a Júcaro, una finca rústica situada en la jurisdicción de San Cristóbal, Pinar del Río, y una casa de altos y bajos situada en la calle de Mercaderes, que había adquirido en remate público.


DON GABRIEL MILLET Y LARA.

La escuela contaba con cuatro aulas, de tercero, cuarto, quinto y sexto grados, así como con áreas para educación física y un terreno de béisbol y canchas para basketbol y volleyboll. El juego que mas se practicaba era el kickingball, mezclas de balompie con béisbol que nos apasionaba. Todavía recuerdo el himno de la escuela, dedicado a Don Gabriel Millet, el cual se cantaba invariablemente, después del himno nacional, cada día antes de comenzar las clases.

Para saber lo que era un maestro en Cuba bastaba con estar en la escuela Redención, todos eran personalidades que aún 60 años después recuerdo con cariño y respeto. La maestra de tercer grado, Lilia Veciana dulce y comprensiva nos corrigió todos los defectos o insuficiencias de lectura y escritura que tuviéramos. La maestra de cuarto grado, de apellido Collazo, no recuerdo el nombre, era la hija del director y maestra normalista, ya aquello decía mucho de ella, el de quinto grado, Portela, siempre vestido de bata blanca era toda una personalidad y nos machacaba sin consideración sus aventuras en Nicaragua, el lago Managua y los tiburones de agua dulce que en él había. Nos repetía hasta la saciedad la historia de los veloces tiburones Toro y Sarda que están considerados entre los seis escualos más agresivos del mundo. El lago Nicaragua es uno de los pocos lagos de agua dulce del mundo donde nadan tiburones cuyo hábitat natural es el agua salada, pero pueden permanecer hasta un año en agua dulce. Eso me lo aprendí casi como una poesía de tanto oirlo.

CARNES DE REDENCION Y VILLATE.

Y lo máximo, el Dr. Gaspar Aguero, abogado que también ejercía como profesor, era todo un personaje y de una gran cultura y sabiduría. Nos reíamos mucho con sus cuentos y sobre todo con su manía insaciable de tomar cafe con leche, para lo cual empleaba diariamente 4 de las botellas de coca cola que habíamos tomado en la merienda, para venderlas (a 2 centavos cada envase ) y traerle un café con leche, por supuesto eso lo hacía el responsable del aula o guataca como llamábamos, el que se identificaba con un galón en forma de estrella en su manga . Tenía una obsesión de confrontar con el maestro de quinto grado y siempre decía: esa gloria de la pedagogía cubana, el Doctor Portela.... además estaba la nieta de Perucho Figueredo, una de las figuras más brillantes de las guerras independentistas cubanas, conocido por ser al autor de la letra y música de La Bayamesa, Himno Nacional cubano, la letra de este himno tiene la característica de que fue compuesta desde la grupa de su caballo de guerra al entrar victorioso en Bayamo, este himno se da a conocer públicamente el día 20 de octubre de 1868. Al realizarse la Asamblea de Guaimaro el 10 de abril de 1869 es designado Subsecretario de Guerra y Mayor General del Ejército Libertador.

La maestra de inglés era ya ancianita y nos enseñaba el inglés de Leonardo Zorzano Jorrín, me aprendí de memoria una de sus clases, Candle in summer, que rezaba: In winter I get up at night and dress by yellow candle light, in summer quite the other way, I have to go to bed by day. I have to go to bed and see, the birds still hopping on a tree. And if it don´t seems hard to you, when all the sky is clear and bright to have to go to bed by day.

Tom is a boy, Mary is a girl. Tom is in the classroom, Mary is in the classroom too.

¿Quiénes de los que vivimos las décadas de los años 40 y 50 no recordamos estas frases? Eran las que leíamos en las primeras páginas del famoso libro de Leonardo Sorzano Jorrín para el estudio del idioma inglés, uno de muchos que escribiera este pedagogo cubano.
Tom is a boy, Mary is a girl… fue una frase que hasta llegó a usarse ¡como un chiste!, cuando un estudiante se encontraba con un conocido, el saludo era ése, para demostrarle que estudiaba inglés y podía hablarlo.
Hay un cuento muy simpático de Enrique Núñez Rodríguez que habla de un hombre ya mayor que en el pueblo hacía gala de que había vivido en Estados Unidos y hablaba un inglés perfecto. Eran los tiempos de la segunda guerra mundial y la guardia rural toma prisioneros a un par de extranjeros, pero no hablaban español, solo inglés. Ante la sospecha de que fueran espías nazis, de moda en esos años, traen al personaje que alardeaba de sus conocimientos de ingles y lo instan a interrogar a los detenidos. El hombre solo repetía: Tom is a boy, Mary is a Girl, Tom is in the classroom... Nada que al final apareció el americano dueño del central y aclaró que eran invitados suyos procedentes de Chicago. Hasta ahí llegó la fama de bilingue del personaje.



LIBRO PRIMERO DE INGLES DE LEONARDO ZORZANO JORRIN.

De memoria me lo se todavía.

Como hijo de un graduado de la escuela Redención tuve acceso a ella, claro siempre bajo un proceso de selección por lo limitado de la matrícula. Todos teníamos la misma clase de herencia, pero socialmente había muchas diferencias, habíamos hijos de obreros y había hijos de gente de buena posición económica que al conocer la calidad de la enseñanza preferían mandar allí a sus hijos a pesar de que podían hacerlo a escuelas privadas de muchas condiciones. Por supuesto había una asociación de ex-alumnos y se encargaban de ayudar económicamente a la escuela, pero su acceso, salvo los bienes de uso escolar y el uniforme, era totalmente gratis.


TARJA EN LA ENTRADA DE LA ESCUELA.

Anexa a la escuela Redención estaba situada la Escuela de Artes y Oficios fundación Villate. Gaspar Villate y Montes, excelente compositor que desde edad muy temprana supo inspirarse en la música. Murió en París el 10 de octubre de 1891 dejando su fortuna a la Sociedad Económica de Amigos del País. En la misma se daban clases de dibujo lineal, dibujo técnico, pintura, escultura, encuadernación, carpintería, joyería y platería, que recuerde. A mi por mi acercamiento a los libros, me gustó la encuadernación y allí estuve dos años, clases que comenzaban a partir de las 5 y 30 de la tarde en que terminaba en Redención.

La Escuela de Artes y Oficios Fundación Villate no era cualquier cosa. De ella salieron personalidades como: René Portocarrero (gloria de las artes plásticas cubanas), Roberto Artemio Iglesias González, Carlos Sobrino Rivero, Antonio Vidal Fernández, Armando R. Maribona y Pujol, Israel Córdova Berroa, Atilano Armenteros Ramos, Juan José Sicre Vélez que fue uno de los escultores cubanos más destacados y su escultura más famosa es Monumento de José Martí en la Plaza de la Revolución en La Habana. Aurelio Melero Fernández de Castr, pintor y escultor, promotor de todas las Artes plásticas en La Habana. De 1906 a 1929 fue Director de la Escuela de Artes y Oficios, Fundación Villate. Su producción fue abrumadora, abarcó todos los géneros de las bellas artes. Y en particular del que voy a hablar ahora.


RETRATO DE FLORA DE RENE PORTOCARRERO.

Entre mis compañeros en Redención y en Villate, se encontraba un muchacho vecino llamado José Manuel de Lázaro. Su hermano había estudiado también en Redención y Villate. José de Lázaro Bencomo (José Delarra) era su nombre y con 11 años, crea su primera escultura en el patio de su casa en la barriada del Cerro. Allí, coloca al Martí que tanto lo inspiraba. De joven anduvo de plaza en plaza, haciéndoles fotografías escultóricas a numerosos pobladores: al ciego, al violinista, al hombre que se sentaba en la esquina de la acera. Una hora le bastaba para terminar el "retrato". Y eran tantas las personas que le rodeaban cuando trabajaba en las calles, que su presencia llegó una vez a cerrar el tránsito y hubo que pedirle ayuda para dispersar el tumulto. Comenzó sus estudios de escultura en 1949 en la escuela de arte de Villate y luego amplía sus estudios en San Alejandro, donde muchos de los profesores eran graduados de Villate.

Con el tiempo y a partir de sus dotes naturales, de Lázaro obtuvo una beca para estudiar escultura en Italia. Regresó hecho un consagrado y adoptó el nombre de su mentor, de Larra. Fue uno de los más destacados escultores de Cuba en la segunda mitad del siglo XX. Fue director de la Academia San Alejandro y creador de monumentales conjuntos artísticos en varias provincias. Fruto de su genio creador vieron la luz más de dos mil obras de escultura, pintura, dibujo y grabado. Sus piezas forman parte de colecciones particulares en casi 30 países.


EL ESCULTOR Y PINTOR JOSE DELARRA.

No puedo dejar pasar esta etapa sin hablar de los comics, muñequitos como le decíamos nosotros. Había toda una cultura e industria alrededor de los muñequitos. Semanalmente se publicaban, fundamentalmente en México, ediciones de nuevas aventuras, el horizonte era muy amplio, Superman, Batman, Tarzán, la variedad de personajes de Disney, Cuentos de Misterio, La Dalia Negra, El Gato Negro, Cuentos fantásticos, Titanes Planetarios, Marvila, La Zorra y el Cuervo, Archi, La Pequeña Lulú, Porky, El Pato Lucas, El Halcón Negro, El Pájaro Loco, Cuentos de Brujas, El conejo de la suerte, El Spirit y otra serie interminable de personajes. Los muñequitos nuevos de la semana costaban 10 centavos, cifra bastante fuerte con la que podía ir al cine México y ver 3 películas, los de una semana pasada costaban 5 centavos y de más tiempo completamente nuevos hasta 2 por 5 centavos.

¿Cómo pude financiar mi gigantesca colección?, sencillo, la escuela Redención quedaba a diecisiete cuadras de mi casa, por lo que me daban 16 centavos para el ómnibus, ida y regreso. Yo religiosamente hacía ese recorrido a pie y tenía disponible diariamente 15 centavos igual a 6 muñequitos y todavía me sobraban 3 centavos. Mi colección se hizo tan grande que eran voluminosas torres de muñequitos bien clasificados y se hizo moda tener colecciones, por lo que aquellos que eran mas de mi gusto, como Tarzán, El Spirit, Supermán, La Pequeña Lulú y el Tío Rico MacPato, los obtenía a través de canje. Con el tiempo se perdió aquella colección que hoy añoro, aunque tengo la suerte de que amantes del comic como yo los hayan conservado y escaneado y haya podido disponer de ellos a través de Internet. Pero este es un tema apasionado para mi y lo trataré en otro artículo.

Al fin me gradúo de sexto grado en 1957. Hay que decir que la persona que obtenía el sexto grado en Cuba, sabía leer y escribir perfectamente y sin faltas de ortografía, asignatura que se recalcaba muchísimo, yo mismo participé en concursos de Ortografía de las escuelas de la Sociedad Económica de Amigos del País y siempre obtenía algún premio, accesit se les llamaba entonces, y además había obtenido una cultura general en historia, geografía, ciencias naturales y moral y cívica relevante, así como el dominio de las matemáticas básicas a la perfección. El que no aprobaba no aprobaba, no había concesiones de ningún tipo, a nadie lo evaluaban por el porciento de aprobados sino por su calificacion y condiciones para el magisterio.

Si tenías sexto grado, con el nivel educacional que había en Cuba, estabas preparado para la vida.


ESCUELA REDENCION TERCER GRADO, SEGUNDO A LA DERECHA DE LA MAESTRA.


PRIMERO A LA IZQUIERDA EN LA FILA SUPERIOR. SEXTO GRADO CON EL JODEDOR CUBANO EL DR. GASPAR AGUERO AL CENTRO.

3 comentarios:

Yulie Silva dijo...

Que lindo escrito una joya

Jesús Carrasco dijo...

La semana pasado me permití hacer un comentario sobre la Escuela Redención.Comentario este que no lo veo reflejado, en el mismo comentaba la ilusión enorme que me produjo ver algo inherente a la Escuela donde recibí no solo mi enseñanza sino tambien la educación que se impartía en ese inolvidable colegio-
¿ Como no recordar a la Stª Mercedes y la Stª América, al inefable y jodedor como tu dices del Dr. Gaspar Aguero, quien siempre me llamó con el seudónimo de Cascorro .Y no digamos nada de una figura como la del Dr. Collazo, que con tanto acierto llevó siempre las riendas de mi nunca olvidada Escuela.
Jesús A Carrasco
carrasco623@hotmail.com

Carlos Rodríguez Búa dijo...

Hola Jesus, tu comentario anterior no me ha llegado, pero me da mucho gusto este que has hecho, realmente son recuerdos muy agradables, te invito a ver el sitio carlosbua.com, donde también reflejo mismemoras, este es mas o menos una especie de borrador, gracias por tu atencion